30 sep. 2007

Yo vine para preguntar 103: ¿Y las milongas?

Me encantan. Las urbanas-tangueras y las campestres. Disfruto mucho de las de Alberto Merlo, por ejemplo; de las cantadas por Edmundo Rivero, que son en general medio cómicas; me gustan también algunas letras de milongas de Borges pero no suele gustarme cómo las cantan. ¡Y aguante los octosílabos populares y creativos! A veces escucho el comienzo de una frase y percibo que es un verso octosílabo, o endecasílabo, y pienso cómo seguiría un poema empezado así, milonga o soneto, respectivamente. Por ejemplo:
"Para limpiar la merluza", o "Ya me tiene podrido el carnicero" ;-)


Un par, enteras o fragmentos, que escuché últimamente:



"M'hijita, me causa gracia

tu nuevo estado civil;

si será gil ese gil

que creyó en tu aristocracia.

Vos sos la ñata Pancracia,

alias Nariz arrugada,

vendedora de empanada

en el barrio de Pompeya.

Y tu mamá...bueno, de ella...

respetemos la finada."

"Tortazos", de Razzano/Maroni, cantada por Edmundo Rivero.

"Cumplió cuarenta, señores,

y está un kilo todavía.

Aún guarda la lozanía

de sus primeros albores.

La mesa llena de flores

daba un toque de esplendor

a la fiesta que en su honor

un viejito le ofrecía,

que a más de su simpatía

era un cheque al portador.

(...)

Bien sabe que a su hermosura

ya le queda poco paño;

también sabe que los años

se morfan cualquier pintura.

Pero ya cuando Natura

le empiece a dar con rigor,

tendrá un piso, un auto flor,

el viejito, la chequera,

y más guita en la cartera

que el Banco de Nueva York. "

"La canchera", Solabarrieta y Acuña, cantada por Edmundo Rivero.

"Me acuerdo, fue en Balvanera,


en una noche lejana,


que alguien dejó caer el nombre


de un tal Jacinto Chiclana.



¡Quién sabe por qué razón


me anda buscando ese nombre!


Me gustaría saber


cómo habrá sido aquel hombre.




Alto lo veo y cabal,


con el alma comedida;


capaz de no alzar la voz


y de jugarse la vida"

Jacinto Chiclana, de Borges.


Y ésta que cantó Dolina, no sé si es de él o no. La cantó en el medio de una charla en la que hablaba de una impostora que en 1436 se hizo pasar por Juana de Arco, apodada "la doncella de Orléans". Resulta que entre otros episodios, esta impostora tuvo un amante -que la creyó, dicen, Juana de Arco- y éste se jactaba de haber sido quien le había quitado su doncellez, por decirlo así; no era cierto, pero al tipo le gustó creerlo, y ella lo dejó...Entonces, :



"Yo he perdido la inocencia


hace muchos carnavales.


Atorrantes fantasmales


me rompieron la ilusión.




Puedo hacerme la inocente


a veces por ser amable;


una inocencia culpable,


si es que me interpreta bien.




Y a los giles que reclaman


por mujeres inocentes,


yo les digo que revienten,


y se dejen de... embromar" ;-)


2 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Las que cantaba Rivero son geniales. ¡Si habremos cantado en casa esa "Canchera"! Esta otra está genial:

Yo nací en un conventillo
De la calle Olavarria
Después me mude a un consorcio
Pa figurar en la guia
Si supuieras mama mia
Que palomares vivia
Reuniones todos los días
Por agua caliente o fría
Se forma una comisión
Pa broncar en portería.
(...)

MILONGA DEL CONSORCIO
(Milonga – Rivero, Serrano y Godino)

Marina dijo...

Seeeee, la del conventillo está muy buena, no la puse de perezosa. Y me acordé de ésta que está en un cd Milongas reas. Ahora no tengo tiempo de escucharlo y veo que en Internet la letra tiene varias alternativas, pero es más o menos esto:

"Sin novedad"

-¿Permiso mi comesario.
-!Pase, agente Belisario!
?Hay alguna noveda'?
-Pa' decirle la verdá,
ninguna, mi comesario.

Solamente he visto varios
paisanos en el boliche
que en lo del gringo Felipe,
estaban jugando un truquito
pero todo tranquilito,
como nene con su chiche.

Parece que alguna jugada
habrá sido algo dudosa
porque se enojó Barbosa
y quiso pelar la daga.
Se levantó Madariaga
y manoteando una silla
le rompió cuatro costillas,
pero el tuerto Carrascosa
para no empeorar la cosa,
le rompió la coronilla.

El bolichero con hambre
para evitar el tumulto
se le jue' derecho al bulto
con la de cortar fiambre.

Al Chino le abrió' el matambre
al Leiva le hizo un tajito
que lo dejo' sentadito
con una oreja en la mano
mientras que al rengo Mariano
le abrió el gañote limpito.

Sacó el revólver Morrongo,
!nunca falta un bochinchero!
y le encajó al bolichero
tres balas en el mondongo.
La cabeza como un hongo
le dejaron a Martínez,
y al Manchao los chinchulines
le colgaban como flecos.
Y un tajo le han hecho al Chueco
de la frente a los botines.


Pero ahí no paró la cosa,
porque el motudo Cirilo
con la pesa de diez kilos
le abrió el mate a Carrascosa.
Al petiso Robirosa
lo dejaron sin nariz,
Y Antuña, el llamao Lombriz,
con un garrote nudoso
lo desparramó al Troncoso
para calmar el desliz.


Después ya todos serenos
continuaron la partida
que al final fue interrumpida
por un tanto más o menos
!son todos muchachos buenos
y amantes de la verdá.
es un templo de bondá
el boliche La armonía.
Ya ve que pasó este día,
mi jefe, sin novedad.