15 sep. 2007

Yo vine para preguntar 96: ¿Quién habrá sido...?


A veces pienso en gente muerta. Nada macabro. Engancho por el lado de quién habrá sido el último o el primero que...y ahí viene su lugar particularísimo en la historia, que fue -por "el vago azar o las precisas leyes" ;-)- absolutamente ignorado por sus protagonistas. El "lugar particularísimo" lo asocio en general con haber sido los que por primera o última vez vivieron algún acontecimiento de ésos que me impactaban de chica en una de mis lecturas preferidas: las enciclopedias.
Entonces, pienso por ejemplo:
¿Quién fue el último testigo ocular de la ejecución de Luis XVI?
¿Quién fue el primero -¿sapiens? sapiens sapiens? ¿ o un habilis ya podía? ¿o?-que se dio cuenta de que meter algunos alimentos en agua caliente los hacía mejores?
¿Quién fue el último combatiente que estuvo en Waterloo?
¿Quién fue el monje europeo que copió por primera vez un texto en papel?
¿Quién fue el último que vio a un dinosaurio vivo?
¿Quién fue la primera o el primero ;-) que cocinó en una Essen?
¿Quién fue el último sobreviviente de las erupciones en Pompeya y Herculano?
¿Quién fue el primer socio de Sacachispas?
¿Quién fue el último que asistió a una comedia de Plauto mientras éste vivía?
¿Quién fue el último guerrero de Atila?
¿Quién fue el último amigo de Julio Verne?
¿Quién fue el último que supo, de verdad, el sentido completo de las ruinas de Stonehenge?
¿Quién fue el primero que hizo un huevo frito?
¿Quién fue el primero que leyó o escuchó leer El Quijote?
¿Quién fue el último maestro en haber tenido de alumno a Hitler?
¿Quién fue el primero en escribir su autobiografía y darla a conocer?
¿Quién fue la última pitonisa de Delfos?
¿Quién fue el último de los que había compartido la prisión con Oscar Wilde?
¿Quién fue el primero que tuvo la idea de la vela en los barcos?
¿Quién fue el último condenado a galeras durante el reinado de Felipe IV de España?
¿Quién fue el último que recibió del cura de Ars la absolución?
¿Quién fue el primer violinista en desear tocar con un Stradivarius?
¿Quién fue el último súbdito de Carlomagno?
¿Quién fue el último que supo fehacientemente dónde nació Gardel?
¿Quién fue el último peronista? ;-) Nahhh...expresión de deseos, que incluyen verlos cumplidos por las buenas =).
Bueno, eso. Me impacta. Estar haciendo o siendo algo por última vez y no saberlo. Y estar siendo o haciendo algo ahora mismo, o pensar en cualquier cosa que hayamos hecho, visto, tocado, y saber que podría ser por última vez. Y personas...Hay una variante obvia, en la línea de "tooooodos los momentos son 'por única vez' porque blablabla..."; pero estéticamente, es mucho mejor la primera, se presta a cierto halo trágico, digno; lo otro es Coelho y Bucay, todo bien, pero estéticamente, no ;-).

5 comentarios:

Nathalie X dijo...

A mí realmente me impacta de tu empleo (¿permiso para decir tu empleo?) el hecho de que muchas veces estás formando personas que el día de mañana pueden ser parte "relevante" de la comunidad, o bien hacer cosas bellas y perdurables, o bien luchar justamente por los derechos, o bien elegir aquello que les enseñás.

Pensá, por ejemplo, en el día de mañana, cuando Marcos esté dando un recital, cuando Diego esté dando un concierto de Mozart como solista, cuando José esté editando a un autor de renombre, cuando alguno de tus alumnos haga una gran obra literaria... ¿quién habrá sido aquella que inculcó el amor por el arte? eh, ¿quién? ;)

Lo pienso seguido y es bellísimo hacerlo, pensar que marcás en muchos de ellos un deseo por nutrirse y crecer en la literatura, conocer, descubrir nuevos caminos para la imaginación. Y lo más fantástico será que yo podré responder el quién.

Marina dijo...

Es muy lindo cómo lo planteás. Gracias. Pero se trata de una coproducción, si pasa algo de eso, y si pasan cosas menos notorias pero importantes para ellos a raíz de algo que hayan aprendido, será por los aportes de muchos: familiares, otros docentes, compañeros; y por la decisión de ellos de hacer algo con todo eso. Abrazo.

Nathalie X dijo...

Humildades... cómo quieras. Pero el amor y la pasión, en ocasiones, se aprenden en el seno del "segundo hogar".

¿Quién te creés que me hizo odiar a Cortazar tanto como para llegar a amarlo?

Fue un día de primavera, en que mi profesora vociferó "Ahora van a leer a un autor que, si viviera, tendría que obligar a mi marido a dejarme acostarme con el o sería razón de divorcio"

Levanté la ceja.

El maldito cuento del pulover y la garra y la baba azul y no podía ser... hasta que después aaaaaahhhhhhhhhh quice seguir y seguir para ver qué demonios había en esa cabeza y me quejé con la profesora quién me recomendó "el río" y "la continuidad de los parques".

Y nos enamoramos, ambas, de un imposible...

Nathalie X dijo...

Lo más bello es que disfruté mis clases tanto, expresarme libremente, que ella considerara que también mis macabras palabras y mis negras posturas eran un modo de arte... creo que de no haberla tenido estimulándome esos años quizás... quizás no hubiera sentido ese sentimiento de gloria que te da un 10. Pero no. No es solo un diez. Es saber que hacés arte para alguien, que ese alguien te hace creer en vos... es saber que tenés en quién reposar tu creatividad.

Si, dale, no te menosprecies Marina. A veces los profesores son importantes pero lo ignoran. Yo no sé que será de la vida de ella ni jamás llegué a decirle nada... pero la recuerdo vivamente, los textos que, con fervor, escribía para aquellas clases... y había algo más que una nota, estaba el placer de oirle decir que mis imagenes eran excelentes, que tal cuento escrito merecía participar en una competencia. Era el modo por el que estimulaba.

Marina dijo...

Me hiciste pensar en que a mí hubo cuatro profes en el secundario que por sus actitudes con nosotros y conmigo, me cambiaron la vida, para bien. Y nunca se enteraron...