30 sep. 2007

Yo vine para preguntar 103: ¿Y las milongas?

Me encantan. Las urbanas-tangueras y las campestres. Disfruto mucho de las de Alberto Merlo, por ejemplo; de las cantadas por Edmundo Rivero, que son en general medio cómicas; me gustan también algunas letras de milongas de Borges pero no suele gustarme cómo las cantan. ¡Y aguante los octosílabos populares y creativos! A veces escucho el comienzo de una frase y percibo que es un verso octosílabo, o endecasílabo, y pienso cómo seguiría un poema empezado así, milonga o soneto, respectivamente. Por ejemplo:
"Para limpiar la merluza", o "Ya me tiene podrido el carnicero" ;-)


Un par, enteras o fragmentos, que escuché últimamente:



"M'hijita, me causa gracia

tu nuevo estado civil;

si será gil ese gil

que creyó en tu aristocracia.

Vos sos la ñata Pancracia,

alias Nariz arrugada,

vendedora de empanada

en el barrio de Pompeya.

Y tu mamá...bueno, de ella...

respetemos la finada."

"Tortazos", de Razzano/Maroni, cantada por Edmundo Rivero.

"Cumplió cuarenta, señores,

y está un kilo todavía.

Aún guarda la lozanía

de sus primeros albores.

La mesa llena de flores

daba un toque de esplendor

a la fiesta que en su honor

un viejito le ofrecía,

que a más de su simpatía

era un cheque al portador.

(...)

Bien sabe que a su hermosura

ya le queda poco paño;

también sabe que los años

se morfan cualquier pintura.

Pero ya cuando Natura

le empiece a dar con rigor,

tendrá un piso, un auto flor,

el viejito, la chequera,

y más guita en la cartera

que el Banco de Nueva York. "

"La canchera", Solabarrieta y Acuña, cantada por Edmundo Rivero.

"Me acuerdo, fue en Balvanera,


en una noche lejana,


que alguien dejó caer el nombre


de un tal Jacinto Chiclana.



¡Quién sabe por qué razón


me anda buscando ese nombre!


Me gustaría saber


cómo habrá sido aquel hombre.




Alto lo veo y cabal,


con el alma comedida;


capaz de no alzar la voz


y de jugarse la vida"

Jacinto Chiclana, de Borges.


Y ésta que cantó Dolina, no sé si es de él o no. La cantó en el medio de una charla en la que hablaba de una impostora que en 1436 se hizo pasar por Juana de Arco, apodada "la doncella de Orléans". Resulta que entre otros episodios, esta impostora tuvo un amante -que la creyó, dicen, Juana de Arco- y éste se jactaba de haber sido quien le había quitado su doncellez, por decirlo así; no era cierto, pero al tipo le gustó creerlo, y ella lo dejó...Entonces, :



"Yo he perdido la inocencia


hace muchos carnavales.


Atorrantes fantasmales


me rompieron la ilusión.




Puedo hacerme la inocente


a veces por ser amable;


una inocencia culpable,


si es que me interpreta bien.




Y a los giles que reclaman


por mujeres inocentes,


yo les digo que revienten,


y se dejen de... embromar" ;-)


29 sep. 2007

Yo vine para preguntar 102: Sos joven, tenés derechos, ¿y no tenés nada más?







"Sos joven, tenés derechos", proclama un afiche de la ultra progre ciudad de Buenos Aires. Falta algo, pibe: tenés deberes también, son dos caras de la misma moneda. Porque planteando las cosas así, cualquier grupo "tiene derechos", y si la invitación es solamente a recordar y ejercitar esta parte de lo que hace a la ciudadanía, estamos en problemas. ¿Por qué no pedirían que se les reconozcan sólo o especialmente los derechos: los torneros, las mujeres mayores de 40, los habitantes de Villa Soldati, los pelirrojos...? A mí me parece que con frecuencia los derechos de los jóvenes, sí, son vulnerados (Baste ver por ejemplo la cantidad de víctimas adolescentes y jóvenes -pobres, casi siempre-, que generan nuestras "fuerzas de seguridad"). Pero no se vulneran sus derechos por no sé qué perversión del sistema que vulnera sólo los de los jóvenes; este sistema vulnera, equitativamente, los derechos de casi todos. Como decía alguien respecto de la democracia, "un régimen mixto que privatiza para unos pocos las ganancias y socializa entre todos los demás las pérdidas.". Y la desventaja en que estaría un joven frente al ninguneo de sus derechos (su inexperiencia, por ejemplo) cambia de etiqueta pero en el fondo es la misma en que va a estar cuando tenga 45 años y sea inempleable ; o cuando tenga 65 y cobre una jubilación de miseria; o cuando tenga que resignarse a condiciones de trabajo semi esclavo porque es lo que hay. Entonces, la progresista Ciudad de Buenos Aires no le dedicará ningún afiche demagógico, porque habrá perdido esa cualidad juvenil que mágicamente lo hacía más pasible de derechos que de obligaciones.



Esto me hace acordar lateralmente de lo que sucede con mis alumnos cuando -rarísima vez, dada mi exquisita precisión en los fundamentos de las notas ;-)- me cuestionan su calificación. Porque el cuestionamiento siempre viene por más, nunca por menos, y el motivo invocado es la justicia. Entonces yo respondo que si la preocupación es la justicia, voy a estar dispuesta a aceptar ese tipo de reclamos desde el día en que un alumno me plantee "Mire, profe, acá me puso 8 pero yo creo que realmente no merezco más que un seis." Porque si me puedo equivocar, me puedo equivocar para arriba o para abajo. Curiosamente, hace 15 años trabajo de docente y nunca recibí este tipo de planteos. Entonces, no vale. Es aquello de "Me saqué un diez" y "Me pusieron un uno". No, che: si cacareás el mérito del diez por las tuyas, aceptá que el demérito del uno te viene por las tuyas también.
También me acordé de algo que me pareció peligroso y va en esta línea de interpretar que cualquier restricción a la libertad..."natural", si es que algo de eso existe, es negativa y hay que eliminarla. Está de moda en determinados ámbitos pedagógicos el trabajo con "Filosofía para chicos". La idea está muy buena y aprovecha esa curiosidad natural que a mí personalmente me fascina en los pibes y que trato, con modestísimos éxitos, de alentar en mis alumnos adolescentes. Lo que vi de peligroso es que, hablando de este tema, se le hacía una entrevista a un formador de docentes para que trabajen en estas prácticas con niños, y niñas, ya que estamos en la línea politically correct. El formador era entre otras cosas licenciado en Filosofía. El problema que detecté es que frente a la pregunta "Cómo enseñar los valores a través de la filosofía?", el filósofo reaccionó vehemente: noooooo!!! No había que "enseñar" los valores, no se puede, y si se puede, es indeseable. Lo que hay que hacer, experto dixit, es enseñarles a "construir los valores con los que ellos se puedan identificar." El blabla tiene su parte de razón: no tiene sentido transmitir valores que luego se esperará ver reflejados en determinadas conductas, si la persona que los recibe no puede honestamente ver lo bueno que hay en ellos; parece indigno de la dignidad humana más básica. Pero en la forma de expresarlo, el filósofo derrapa. Yo creo que lejos de plantear una dicotomía férrea entre las dos cuestiones, hay que buscar algún mix, dinámico y nunca en buen equilibrio para siempre, entre:


- "inculcar" lo que a lo sumo y con mecanismos intensos de premios/castigos resultará en la observancia exterior de ciertas conductas, todo agarrado con fragilísimos alfileres (vgr., los pibes podrán abstenerse de golpear entre siete al gordito del curso, mientras tengan a la vista algún látigo material o simbólico que pueda descargarse sobre sus espaldas; y cuando no, agarráte Catalina); esto resulta un sometimiento que lastima la dignidad de la persona, que considero negativo, aun cuando se implementaran mecanismos de premio/castigo tan eficaces y continuos que en vez de con frágiles alfileres, la observancia exterior estuviera remachada con bulones de fierro.


-y "construir", así de la nada, como si el mundo y los pibes nacieran cada día de nuevo y de la nada, sin que hubiera experiencias anteriores de las que puede decirse lo mal o bien que funcionaron, sin que haya conocimientos dignos de aplicarse aunque no hayan sido "construidos" por uno, etc. Me imaginé un jardin de infantes, con una salita que, como los adultos no pueden ponerles nombres a las aulas (sería interferir con los valores que puedan ser relevantes para los niños) se llama "salita de los arios puros"; la votaron los chicos, porque es importante que se ejerciten en los valores democráticos; ahí están, vestidos con sus guardapolvos a cuadritos, los pequeños Himmler, Goering, Eichmann, Hess, Hitler, Heydrich & Co. Y entonces, ayudados -claro- por el filósofo posmoderno, se ponen a construir valores. Y como son medianamente civilizados, están dispuestos a enterarse de que existen valores tales como la igualdad básica entre los seres humanos, pero...ellos no están convencidos de que esto sea un valor para ellos. No pueden construir este valor, hacerlo propio; les resulta ajeno, impuesto violentamente, y no ven por qué aceptarlo. Si nuestro filósofo posmoderno está en uno de sus días optimistas, dirá en el mejor de los casos que, viendo que el ejercicio de conductas inspiradas por unos valores parece más deseable para la vida con otros que el ejercicio de otras inspiradas por valores diversos, no hay por qué ser tan pesimista respecto del devenir de la salita aria. Asumiendo que se puedan producir ciertos daños colaterales, dirá que muy probablemente, una vez que hayan visto los frutos de dolor, sufrimiento, miseria, que sus conductas generan en los primeros a quienes las apliquen, desistirán de ellas por otras más constructivas. Me parecería un derroche de optimismo. Yo diría que también existe la posibilidad -y para ser optimistas concedámosles a ambas una posibilidad de ocurrencia del 50%- de que si la bandera es "crea tus propios valores", vale todo. Realmente todo. Porque la ultima ratio a que se apela es "porque a mí me parece bien, me gusta, me da placer." Y el homo sapiens sapiens é mobile cual piuma al vento...Recuerdo que en alguna ocasión, hablando con alguien absolutamente relativista =), éste planteaba cosas en la línea de "Quién es nadie para decirme lo que tengo que hacer, bla." Entonces yo le dije que estaba muy de acuerdo y que realmente se cometió una terrible injusticia con el nazismo. A ellos se les quiso impedir (y en cierta manera se logró) que disfrutaran de la felicidad anclada en sus valores racistas, vinculados además con sólidas tradiciones ancestrales que les daban el confort y la seguridad de un fuerte sentido de pertenencia a una etnia superior; se los despojó de su identidad, como a los aborígenes de América, ¿viste?; se les causó mucho daño material y psíquico cuando se quiso entorpecer o detener la purificación de la raza aria, que tan pero tan felices los habría hecho; cayeron en horribles depresiones; para no hablar de la pobre gente cuya subsistencia dependía de confeccionar uniformes para los presos de los campos, de vender Zyklon B, de proveer a los laboratorios de Mengele, de mantener los hornos crematorios, , etc.. La persona no pasó de balbucear que "eso era distinto", sin poder decir claramente por qué. Pero estuvo bueno, pensó un poco. Yo también.

Oblicuidad etimológica: en el planteo del filósofo, "enseñar" es tomado como negativo, invasivo, etc. No le hace honor a la palabra, que tiene la misma raíz que "insinuare", y según diccionarios etimológicos es "poner algo en el seno/en el corazón". Y el asunto es distinguir qué valdrá la pena poner allí, no dejar de poner. Porque a veces me parece que cuando se intenta educar desde lugares así de progres, es como decirles a los pibes "Construí tu propia casa...y construí también los ladrillos, y las herramientas, y la tierra donde la vas a poner, y construí el dinero que cuesta todo eso.. No te vamos a dar nada porque eso sería invasivo, viste, así que vos construí, construí tranquilo lo que quieras." Digo, ¿alguien razonable se enojaría si, para que pueda construir su casa, le indican cuáles son las mejores herramientas, en qué corralón encuentra mejores y más baratos materiales, qué albañiles trabajan bien y son de confianza...?


Yo estoy por alguna solución -término excesivo- que sintetice lo valioso que hay en los dos extremos: en uno, la certeza de que no tiene sentido actuar ahora como si 2500 años de pensamiento, de búsquedas filosóficas, de puesta en práctica de tantísimos sistemas políticos, etc., se pudieran borrar alegremente para que cada uno se sienta en un universo recién nacido sobre el que puede hacer cualquier cosa -personas incluidas- porque todo vale en nombre de "construir valores con los que yo me pueda identificar".; en otro, la certeza de que tampoco tiene sentido "inculcar" nada, porque como mucho esto puede lograr, y es realmente una expectativa de máxima, que las personas modifiquen sus conductas para hacerlas tolerables, pero en cuanto se relajan o desaparecen los factores de castigo, toda esa presión acumulada de haber estado actuando sin entender por qué, estalla, y estallamos los que andamos por ahí cerca. Bue. Eso. Quizás el fondo del asunto que planteaba el filósofo es simplemente algo en lo que muchos coincidiremos, acerca del valor que tienen las conductas provenientes de valores elegidos más que impuestos. Ahora, el modo de formularlo, y el hecho de hacerlo en una revista de divulgación, me parece que se presta a agarrar para el lado de los tomates.



Y finalmente me acordé cuando en otro emprendimiento progresista, se propuso que pudieran votar los mayores de 16, no de 18. Inmediatamente, alguien planteó que entonces también había que llevar a esa edad la imputabilidad penal que ahora, como para el voto, se clava -¿para cualquier delito?- en los 18. Aullidos de la progresía izquierdosa: qué barbaridad, ¡¡¡fascismo!!!, los jóvenes son víctimas del sistema y no hay que penalizarlos, hay que diseñar estrategias de inclusión (cuáles, cómo y cuándo, no dicen, cómo se evaluará si sirvieron, no dicen, y no dicen tampoco qué hacemos, mientras, los que no queremos ni matar ni que nos maten), blablebli...Y yo, superando el disgusto porque la objeción venía de la derecha más recalcitrante en la que no me reconozco, pensé que esta vez decían algo sensato: porque si se asume que alguien de 16 años está en condiciones de distinguir sutilísimos matices entre cosas todas "buenas" (en tanto legítimas: las plataformas de los partidos políticos), ¿por qué no se va a deducir de eso que, y con mucha más razón, se le puede pedir que discierna entre cosas legítimas e ilegítimas/ buenas y malas, o malas y peores (vgr., que la sociedad capitalista te impida acceder a bienes básicos y tengas una vida horrible es malo, pero no te autoriza a matar al primer gil que se te cruza porque tiene nada más que 20 pesos, y a pretenderte inimputable porque la sociedad blabla )... Y para terminar me acordé de un comentario de un adolescente que estaba internado en algún reformatorio y decía en una entrevista que él -16 años- siempre disparaba de la cintura para abajo, porque de ahí para arriba era intento de homicidio y para abajo, sólo lesiones. O algo así, tecnicismos aparte...pero...¿inimputabilidad?, ¿no sabe lo que hace cuando mata pero sabe -y re bien- lo que hace para diferenciar la sutileza de las penas...? No sé, cuestionable que "la niñez", "la minoría de edad" calce bien hoy en el estereotipo romanticón fabricado hará tres, cuatro siglos; un chico promedio de doce años hoy no es el mismo tipo de chico de doce años de 1800; diría que cada situación merecería un análisis particular, lejos de "imputables siempre/inimputables siempre", cerca lo más que se pueda de estirar todo lo que dé el "in dubio pro reo", incluyendo en el "in dubio" la mayor cantidad de atenuantes que hubiera; y si hay razones que pudieran ser dudosas o agravantes, preferir darlas por dudosas; y si las hay que pudieran ser dudosas o atenuantes, preferir darlas por atenuantes. Pero en otro país, en otra galaxia, no por ejemplo con el sistema penal y judicial argento, que es responsable de delitos aberrantes; porque si de ser culpable, a los 16, 18 o cuando sea, se lo tira en los infiernos de argentinas cárceles y reformatorios, no se resuelve bien nada para nadie; y si se lo absuelve y puesto en la calle a sobrevivir, su expectativa de máxima es regalarse por dos monedas en un Mac Pato's, cuando aparecen decenas de miles de dólares en baños ministeriales...tampoco hay que pedirle peras al olmo.



Y para terminar, pensé que si en otras áreas no se hace caso omiso de lo que otros pensaron, hicieron, descubrieron antes, y funciona mejor que otras opciones, ¿por qué en esta sí? O alguien se va a dedicar meses y meses a buscarle solución al problema del acarreo de mercaderías y personas, quemándose las pestañas, y no va a entender por qué se le ríen en la cara cuando presenta el invento que revolucionará al universo y consumió todo su capital:


27 sep. 2007

Yo vine para preguntar 101: ¿Capital o provincia?

Me cuenta una amiga que mantuvo el siguiente diálogo con un compañero de facultad de alguna provincia.

-Che, y ¿cómo te resulta vivir en la Capital?


-Más o menos...me cuesta adaptarme al ritmo de Buenos Aires.


-¿Y a qué, particularmente?


-Y...levantarme todos los días, ir a trabajar...

;-)

Yo vine para saludar


Yo sé que hay 6, 7, personas que leen este blog con cierta regularidad; por curiosidad y porque me gusta a veces hacer cambios en el diseño para probar qué pasa, puse un contador y me di cuenta de que pasa más gente. De algunos lugares que conozco y de otros que no. Al azar, anoté:

-Tel-Aviv
-Viladecáns
-Campeche
-Toronto
-Chubut
-Valle del Cauca
-Utah
-Salaverry
-Campana
-Huancayo
-San José de Puerto Rico
-Quito
-Veracruz
-Tortuguitas
-Escobar
-Madrid
-Andalucía
-Castilla y León
-Talca
-Tulum
-Santiago de Chile
-San Nicolás de los Garza

Supongo que algunos leerán algún post completo, otros, algo en diagonal, otros, fragmentos. Como sea, un saludo a todos los que pasen por acá. Ojalá que algo les sirva/interese/guste, pero, recomendación de la casa ;-): cualquiera de los links de la derecha tiene cosas mucho mejores, en
serio. Ahí va un mate virtual como despedida. Bueno, que estén bien, entonces.

24 sep. 2007

Yo vine para preguntar 100:¿ Y esta parábola?

¿Y esta parábola?


Si puede haber epifanías, episodios como éste también pueden serlo. Porque me sirvió para pensar, "Claro, esto es lo que tendría que hacer yo siempre; hacerlo a tal punto parte de mí que ya no me dé cuenta de que lo estoy haciendo; como no me doy cuenta del aire, pero vivo respirando. Esto que hice con esta pibita es lo mínimo que mis hermanos se merecen."




Porque resulta que a mí me apasiona caminar. Si es por lugares agradables, convencionalmente, me gusta, pero si no, también, porque es el hecho en sí de caminar porque me hace bien. Entre paréntesis, cuando pienso en la raíz de este placer, hay unas caminatas en mi niñez con una vecina que era como una tía, o la madre piola ;-), y que me sacaba a pasear y me llevaba a tomar helados en pleno julio ;-), y con quien yo sentía que podía hablar y me tomaba en serio. Bueno, cuestión que para ir a mi trabajo, tanto de ida como de vuelta, camino 12 cuadras cada vez; podría tomar un colectivo pero prefiero caminarlas y tomarme uno en Belgrano. A veces, si salgo tarde de alguna reunión de trabajo y es oscuro, me tomo un taxi en la puerta, pero rarísima vez; en general, voy igual caminando a Belgrano por la calle más iluminada. Además, tengo que hacer algún tipo de ejercicio físico, y caminar es el único que no me agobia de sólo pensarlo. De modo que si alguien me ofrece llevarme en auto del colegio hasta Belgrano o viceversa, no siento que me esté haciendo un favor, y en general, explico cortésmente que no, que el médico me dijo que tengo que caminar, bla. Quedó claro? Me gusta y necesito, pero básicamente me gusta mucho, caminar.




Un día, salíamos de una reunión y me puse a caminar hasta la esquina donde nos separábamos, con una colega amiga que tiene dos hijas, una de las cuales iba con nosotras. Al despedirnos, mi amiga me preguntó "No querés que te alcancemos a Belgrano?", y yo, replay, "No, mirá, prefiero caminar, etc....". Intervención de la nena, 9 años: "Daaaaaaaaaleeeeeeeeeeee...-ustedes saben cómo suena eso...-yo quiero que conozcas el auto nuevo." Respondo: "Bueno, dale, lleváme.". Porque sentí que entre dos cosas buenas, en ésta había más amor que en la primera, en otras palabras, en ésta había darme y en el otro, retenerme. Y recordé que opciones así, más cotidianas o más trascendentes, yo nunca las lamenté...pero el punto es ése "Bueno, dale, lleváme", así, del todo. Después, me conecté tanto con lo feliz que estaba la piba de que yo hubiera subido a ese auto, y lo que se divirtió conmigo porque disfruta mucho de mi estilo de humor, que lo sentí como una alegría propia; ni sombra de recuerdo de lo mucho que deseaba y me había parecido esencial mi caminata. Bueno, eso...que alcanza a durísimas penas para
aprobar el teórico,...que no cuenta ;-)





(Quién decía, algún español de varios siglos atrás, diría: "El alma que anda en amor, no cansa ni se cansa.")

22 sep. 2007

Yo vine para aplaudir: Acassuso, de Rafael Spregelburd


Vengo de ver esta obra de teatro. Me gustó mucho. Diré primero que lamentablemente cae en un touch enteramente previsible (pero sólo un touch): sí, en algún momento, no se sabe bien a cuento de qué, algunas de las actrices se quedan en corpiño. Digo bien, las actrices, porque los personajes podrían perfectamente haber dejado la ropa donde estaba. Pero en fin, el Manual del dramaturgo/cineasta/escritor exitoso, edición ya vieja en varias décadas, debe de indicar algo así, que alguien aparezca desnudo o exhale ráfagas de guarradas debe de ser algo tan esencial como el respeto de las tres unidades para los clásicos; bue, en fin, me fastidia por previsible y porque se tuerce insensatamente el devenir de la obra; aunque sería un simpático tema de tesina para estudiantes de teatro: "Estrategias artísticas para que toda obra permita la aparición de intérpretes desnudos." Por lo demás, la obra está muy bien, y de hecho la aparición del canónico touch de secso en escena es tardía y no molesta demasiado. Sobra, pero no molesta.
-Me gusta haber visto a un grupo de actores en el que ninguno era "de la tele."
-Bastante sólidos todos, en la mayoría se notaba eso genial del teatro de ver y de sentir al actor 100% puesto en el personaje. Son momentos que me permiten sumergirme del todo en que está pasando algo; no estamos haciendo como si: está pasando.
-En relación con esto, es de lo que más me gusta del teatro: lo fugaz. Nada de poner pausa, adelantar, atrasar. Nah. Está pasando, hay que prestar atención.
- La obra se ambienta en una escuela de la Provincia de Buenos Aires. Hay algunos guiños que los docentes pueden disfrutar más pero son un bonus, es para cualquier público. El clima va oscilando entre lo que parece por segundos un costumbrismo inofensivo y por otros, la sátira más corrosiva y delirante, a partir de una réplica, un comentario, la inserción de una frase que trastorna todo, etc.
-El argumento menciona el famoso asalto al Banco Río, ése de la huida cinematográfica con los gomones por el río...y de la captura cinematográfica, también ;-): la delación de una mina despechada. (Qué raro era esos días sentir en el aire como cierta empatía con los chorros porque se la habían hecho muy bien al banco y no habían lastimado a nadie, con el posterior bajón de que "por una mina" se había caído todo)
-El teatro es el Andamio 90. Están dando también Las criadas, de Genet. Lo fundó Alejandra Boero. Me gusta la gente que se dedica a esas cosas.
-Me acordé de Leónidas Barletta y su Teatro del Pueblo. Es una lástima que el teatro sea tan caro en estas tierras, se lo pierde mucha gente que lo apreciaría, necesitaría... Encontré esto acá :
"...Leónidas Barletta quien, no como leyenda pintoresca sino como realidad, y doy fe de ello, se colocaba en la puerta del teatro agitando una gran campana de bronce mientras hablaba. En ocasiones, la gente se acercaba para oír lo que proclamaba el pregonero a campanazo limpio. Otras veces, por el contrario, se veía a los transeúntes abandonar asustados y presurosos la vereda donde se hallaba el "mancebo compañero" -como pudo habérsele ocurrido decir a nuestro Roberto Arlt- , para esquivar a quien, entre los tañidos, invitaba a penetrar en el sucucho y asistir al espectáculo teatral que estaba por comenzar, por sólo veinte centavos. O gratis, si al candidato, al que se tomaba del brazo con toda campechanía, insinuaba algún reparo por el importe."

21 sep. 2007

Yo vine para preguntar 99: ¿por qué no le dieron el Nobel?












Porque le quedaba chico ;-). Je, en serio. Pero aparte de otros méritos que se podrían haber invocado, yo creo que uno de los principales es el esmero con que se construyó a sí mismo como personaje. Me lo imagino elucubrando así: "Hace tiempo que no provoco a los peronistas, así que ahora que me preguntan qué opino acerca de Galtieri quien dijo que su mayor ambición era parecerse a Perón, contesto:-Caramba, qué ambición más modesta.". O "Hace bastante que no alardeo de antinacionalismo. Ahora que me preguntan qué creo que debería hacer la Argentina con las Islas Malvinas, respondo que debería ser generosa y cedérselas a Bolivia que no tiene salida al mar, jo jo jo...". Para mí, nada de ingenuidad, una trabajada construcción de un rol. El que quiere realmente pasar desapercibido y rehúye las luces de la fama, no pregunta en Buenos Aires, en 1978, cuando le preguntan qué piensa del Mundial, "¿Qué Mundial?"...Si ésas no son ganas de hacerse notar...;-).
Bueno. Estoy leyendo un librín Borges para principiantes, que me reencontró con fragmentos que en otras ocasiones me habían llamado la atención. Así:


-Estoy harto de oír hablar de Borges. Pero podría ser peor. Podrían hablar de fútbol, u otras disciplinas innobles.


-Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única. Yo he pensado alguna vez que quizá una persona está enamorada cuando ve a la otra persona como Dios la ve, es decir, cuando la ve del mejor modo posible.


-"Enciclopedias, atlas, el Oriente
y el Occidente, siglos, dinastías,
símbolos, cosmos y cosmogonías
brindan los muros, pero inútilmente.


Lento en mi sombra, la penumbra hueca
exploro con el báculo indeciso,
yo que me figuraba el Paraíso
bajo la especie de una biblioteca. (...)"


-No crea que sé tanto, sobre filosofía sé solamente lo que han sabido los hombres durante todas las épocas: nada, absolutamente nada.


-Para mí, Perón fue a su época lo que Rosas a la suya: una calamidad.


-Quizá la historia universal es la historia de la diversa entonación de algunas metáforas.


-¿Y qué opina de Dios, Borges?
-Es la máxima creación de la literatura fantástica. Lo que imaginaron Wells, Kafka o Poe no es nada comparado con lo que imaginó la teología. La idea de un ser perfecto, omnipotente, todopoderoso, es realmente fantástica.


-(Sábato) Le advierto, Borges, que no hablo por creerme mejor. Por el contrario, pensé en el suicidio muchas veces en mi vida.
-Yo también. Hace setenta y cinco años que vengo suicidándome. Tengo más experiencia que usted, Sábato.


-(...) lo prefiero mucho más a Jung que a Freud. En Jung hay una inteligencia amplia, receptiva. En el caso de Freud, todo se reduce a unos cuantos hechos desagradables.


-Recuerden que por momentos fui un hombre muy desdichado, que no se quitó la vida por cobarde, y se refugió en la literatura, su única valentía. Que morí enamorado y elegí Ginebra porque me pareció una ciudad en la que podía ser yo mismo. Que a ningún argentino, por último, se le ocurra repatriarme: mi patria son los libros, y en ellos tengo la ilusión de que estaré siempre vivo.

19 sep. 2007

Yo vine para preguntar 98: ¿Vieron lo que pasó en gran hermano?








Bueno, da igual, ¿a quién puede importarle? ;-). En cambio son mucho más importantes estas cosas que pasaron:


-Fui a ver una versión de La Celestina. No me plugo. Por una opción estética poco feliz o por un presupuesto limitado ("al norte con la miseria, al sur con la indigencia, al este con la shiomería..." Dolina dixit), redujeron los personajes a tres...pero, media pila, adaptadores, director: si eligen eso, sean creativos para reponer las informaciones que dan las acciones de otros personajes de algún modo distinto que...haciéndoselos narrar en estilo indirecto a alguno de los tres, cualquiera da igual; media pila también con esto: el libro tiene claras alusiones a conductas lascivas de los personajes; pero funcionan muy bien en la trama porque son toques, una mención y a otra cosa, fue y volvió, ya está; no funcionan muy bien en la adaptación que vi porque uno sale con la discordante experiencia de que se haya exacerbado el rasgo obsceno de la obra totalmente en vano, con ningún resultado estético positivo. Pero clá, si no hay seso vende meno, vistes?...Ahora, lo que sí me plugo fue pensar que la obra se fecha en 1499 (debe de haber otras dataciones pero recuerdo ésa); y entonces me puse a pensar, o mejor dicho, fui pensada por las siguientes reflexiones: qué genial quel el tal bachiller Fernando de Rojas hubiera podido ver este momento en que alguien que 500 años después habla su misma lengua pero habita en un lugar cuya existencia casi indudablemente Rojas debe de haber desconocido, asista a una representación de una obra que él escribió...cómo? la habrá escrito de un tirón? de a poco? les habrá ido leyendo borradores a sus amigos? habrá sido consciente de los problemas que podía acarrearle la publicación de la obra? el personaje de Pleberio, tan escéptico, tan amargo, muestra la visión de la vida del autor? no quiso o fue una metida de pata el olvido, dejar claro por qué cuernos Calisto y Melibea no pueden casarse y evitar meterse en camisa de once varas con un amor clandestino?...


-Y me crucé con un libro de la excelsa estudiosa hispanista María Rosa Lida de Malkiel, Estudios de Literatura Española y Comparada. Y algunas polémicas que me parecen dignísimas de sostener (no si puede llamarse música a la cumbia villera, cuando va de suyo que no, de ningún modo); entre otras, ésta acerca de La Celestina:


Resulta que hay un estudioso inglés o yanqui de la literatura hispana que entiende que el personaje de Centurio, un rufián de la obra, es una adaptación del tipo del Miles gloriosus de la comedia grecorromana, adaptación que pasó primero por Italia y que fue servilmente imitada por los literatos españoles. Y que el retrato grotesco del personaje en el teatro italiano responde a una reproducción realista de las características de los soldados españoles de la época. Palabras más, tecnicismos menos, ésa es la idea. Idea que subleva noblemente a nuestra erudita, que reacciona con su erudito arsenal:"...un error en la génesis del fanfarrón español. Pues, aunque no sin contradicciones, el profesor Boughner ve en el Centurio el descendiente directo del miles gloriosus (...) y esta derivación corrobora a sus ojos la prioridad de Italia, indudablemente anticipada a España en la imitación de los clásicos. A decir verdad, la abrumadora mayoría de los trabajos sobre el fanfarrón español afirman tal filiación; claro es que un estudioso que observase sin prejuicio los textos y apreciase en lo que vale la bibliografía, hubiese estructurado su exposición a partir del HECHO evidente -la absoluta independencia de Centurio con respecto al miles gloriosus- sin arredrarse por el consenso erudito que es, sencillamente, una muestra más de la inercia con que los hispanistas repiten un par de atropellados párrafos de Menéndez Pelayo, copiándole hasta las citas equivocadas.


(...) La Italia del Renacimiento, en perpetuo estado de guerra y sometida a los españoles, inaugura en el teatro moderno el tipo del soldado o capitán fanfarrón, en cuya nacionalidad no siempre se insiste, pero que en la gran mayoría de los casos es español (...): reacción evidente del pueblo dominado contra el dominador extranjero.


(...) Es conocida la difusión de La Celestina en Italia, de que son buen índice sus reimpresiones y traducciones y hastalas repetidas censuras que provoca entre los críticos, intransigentes por estética y por patriotismo con todo cuanto no fuese grecorromano o italiano. En esas condiciones es natural que que los comediógrafos italianos echasen mano de la obra española más popular, que les brindaba una figura cómica de tal relieve. Cierto que no es Centurio soldado, sino matón y rufián, pero tanto más bienvenida debió de ser esa degradación que permitía pintar al intruso español bajo los rasgos de la gente de mal vivir.


-Y acá la indignación de la dama alcanza su cima. Me encanta que haya gente que se apasione así por esto; dignísimo...


"Si tan poco fidedignos son los sumarios de las obras estudiadas, ya se presume cuánto menos lo serán informaciones no tan elementales en las que entran forzosamente juicios de valor. Basten como ejemplo sus apreciaciones sobre Menandro y Terencio, desconcertantes por su sarcasmo y su arbitrariedad. En su fervor por Aristófanes (esto es genial, había un tipo capaz de enfervorizarse por Aristófanes y pelear por eso!), el profesor Boughner no escatima palmetazo a Menandro. Juzgar a Menandro no por sus cualidades sino por las cualidades de Aristófanes que no posee, y su arte no por lo que es sino por lo que no se propuso ser (...) es un ejercicio de escarnio tan fácil como ocioso, que no habla en favor de la amplitud mental de un comparatista." (en "El fanfarrón en el teatro del Renacimiento")

16 sep. 2007

Yo vine para preguntar 97: ¿Qué haría alguien razonable?


(alguien estrechamente razonable que no dejara tocar su razón por la Razón de Amor...alguien promedio, podría ser yo...)



Sueltos a raíz de las lecturas de este domingo:



Salmo responsorial Sal 50, 3-4. 12~13. 17 y 19 (R.: Lc 15, 18)R.


Me pondré en camino adonde está mi padre.


Misericordia, Dios mío, por tu bondad,


por tu inmensa compasión borra mi culpa;


lava del todo mi delito, limpia mi pecado. R.



Oh Dios, crea en mí un corazón puro,


renuévame por dentro con espíritu firme;


no me arrojes lejos de tu rostro,


no me quites tu santo espíritu. R.



Señor, me abrirás los labios,


y mi boca proclamará tu alabanza.


Mi sacrificio es un espíritu quebrantado;


un corazón quebrantado y humillado,


tú no lo desprecias. R.


EVANGELIO
Habrá alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta


+ Lectura del santo evangelio según san Lucas 15, 1-32En aquel tiempo, solían acercarse a Jesús los publicanos y los pecadores a escucharle. Y los fariseos y los escribas murmuraban entre ellos: - «Ése acoge a los pecadores y come con ellos.»Jesús les dijo esta parábola:- «Si uno de vosotros tiene cien ovejas y se le pierde una, ¿no deja las noventa y nueve en el campo y va tras la descarriada, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento; y, al Regar a casa, reúne a los amigos y a los vecinos para decirles:
¡Felicitadme!, he encontrado la oveja que se me había perdido. "Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse.
Y si una mujer tiene diez monedas y se le pierde una, ¿no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, reúne a las amigas y a las vecinas para decirles:
¡Felicitadme!, he encontrado la moneda que se me había perdido. "Os digo que la misma alegría habrá entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.» También les dijo:- «Un hombre tenía dos hijos; el menor de ellos dijo a su padre:"Padre, dame la parte que me toca de la fortuna."El padre les repartió los bienes.No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, emigró a un país lejano, y allí derrochó su fortuna viviendo perdidamente. Cuando lo había gastado todo, vino por aquella tierra un hambre terrible, y empezó él a pasar necesidad. Fue entonces y tanto le insistió a un habitante de aquel país que lo mandó a sus campos a guardar cerdos. Le entraban ganas de llenarse el estómago de las algarrobas que comían los cerdos; y nadie le daba de comer. Recapacitando entonces, se dijo:"Cuántos jornaleros de mi padre tienen abundancia de pan, mientras yo aquí me muero de hambre. Me pondré en camino adonde está mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo: trátame como a uno de tus jornaleros."
Se puso en camino adonde estaba su padre; cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió; y, echando a correr, se le echó al cuello y se puso a besarlo. Su hijo le dijo:"Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo. " Pero el padre dijo a sus criados:"Sacad en seguida el mejor traje y vestido; ponedle un anillo en la mano y sandalias en los pies; traed el ternero cebado y matadlo; celebremos un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado." Y empezaron el banquete.Su hijo mayor estaba en el campo.Cuando al volver se acercaba a la casa, oyó la música y el baile, y llamando a uno de los mozos, le preguntó qué pasaba. Éste le contestó:"Ha vuelto tu hermano; y tu padre ha matado el ternero cebado, porque lo ha recobrado con salud." Él se indignó y se negaba a entrar; pero su padre salió e intentaba persuadirlo. Y él replicó a su padre:"Mira: en tantos años como te sirvo, sin desobedecer nunca una orden tuya, a mí nunca me has dado un cabrito para tener un banquete con mis amigos; y cuando ha venido ese hijo tuyo que se ha comido tus bienes con malas mujeres, le matas el ternero cebado." El padre le dijo:"Hijo, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo: deberías alegrarte, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado."»
Palabra del Señor.
Regreso a página principalhttp://www.corazones.org/


Un pastor razonable ni loco deja 99 en el desierto, solas, expuestas al peligro de dispersarse, enfermarse sin quien las cuide, ser presa de los lobos, de los ladrones...por una. No hay relación razonable entre ganancias y pérdidas. Una razonable oveja de las 99 diría: -Ah, claro, ahí se va él atrás de esa tarada que se perdió y nos abandona a nosotras, que somos revivas y no nos perdemos. Y la perdida oveja razonable también podría decirle al pastor:-No, mirá, dejá, si me perdí, debe ser que soy medio estúpida y me lo merezco, dejá, me quedo acá.



Un hijo razonable de la época ni se hubiera atrevido a pensar en pedir semejante cosa. Era como decirle al padre: -Mirá, me gustaría que estuvieras muerto pero como lamentablemente vivís, dame la herencia como si hubieras fallecido. Un padre razonable le diría:-Ni loco..."-rajá, turrito, rajá." ;-). El hijo mayor es muy razonable:"-¿Cómo? Yo cumplí siempre las órdenes y nunca me premiaron y ahora este atorrante que hizo lo que quiso es el rey de la casa? Para eso me iba yo también." Un padre razonable, además de no haberlo salido a buscar cuando el hijo mayor se empacó en no entrar, le hubiera contestado, fastidiado:"-Pero qué querés? Que adivine tus deseos? Si querías un cabrito para festejar con tus amigos, ¿por qué no me lo pediste?, o más, si sabés que lo mío es tuyo, ¿por qué no lo agarraste y listo?...¿o me obedecías por miedo, sin ninguna convicción, sin ningún amor, como un esclavo?". Y antes, un padre razonable hubiera reprochado:"-Pero cómo puede ser, qué ingratitud, decíme si alguna vez te faltó algo, ¿qué te hice para que me hagas esto?".


Una mujer razonable jamás haría semejante despliegue por esa monedita. La hubieran tomado por loca si invitara a una fiesta por un hallazgo tan insignificante. Aparte de que la fiesta le hubiera costado infinitamente más que la famosa monedita. De nuevo, relación insensata entre ganancias y pérdidas. Es más, quizás la pérdida le hubiera pasado desapercibida.


Una coincidencia: leí en el santoral de la Conferencia Episcopal Francesa que hoy se celebra a San Cipriano, decapitado en Cartago en el siglo V d.C ;-). Y que uno de los rasogos de su vida es que insisitó para que la Iglesia recibiera a los cristianos arrepentidos de haber apostatado en tiempos de persecuciones; esto, frente a la oposición de los rigoristas, que planteaban su excomunión definitiva. Y me gustó, porque además de que me parece una actitud mucho más cercana a las de Jesús en el Evangelio, cuando leí por primera vez acerca de esa polémica, cerca de mis 16,17, sentí que había sido una muy buena decisión; porque, conociéndome menos que ahora y pudiendo entonces pensar bastante bien de mí ;-), sentí con fuerza de verdad irrefutable que había muchas más probabilidades de que yo hubiera estado del lado de los que hubieran querido volver a ser admitidos; me resultaba muy falso, muy inverosímil, dar por sentado que yo hubiera estado del lado de los puros. Me pareció bien que hubiera sido tema de conflicto, tampoco alegremente "Ah, seeee, da todo igual". Pero la postura predominante me pareció evangélica. Y me acordé de que siempre me asombró esa paradoja de Jesús, que se expresa con tanta dureza cuando dice "Que tu sí sea sí y tu no sea no", y "Si alguien se avergüenza de mí, yo me avergonzaré de él delante de mi Padre", y después lo único que hace frente a la traición de Pedro -no diría menos grave objetivamente que la de Judas, añadido al orgullo de haber dicho horas antes "Aunque éstos te abandonen, yo no te dejaré."- es preguntarle tres veces si lo quiere; y esto, con la delicadeza de no pretender que Pedro suba donde está El sino de bajar El adonde está Pedro (a la primera pregunta de "Me amas más que éstos?", Pedro va a menos, pese a que días antes había dicho que lo amaba más que los otros: "te quiero"; Jesús baja un cambio: "Me amas?", y Pedro insiste en un escalón más abajo: "te quiero"; y Jesús baja ahí: "Me querés?". Y ahí Pedro puede responder en verdad "te quiero". Y después sí, pero después, puede amarlo hasta dar su vida por El).

( Y las series de Los desastres y Los caprichos de Goya son geniales. Geniales.)

15 sep. 2007

Yo vine para preguntar 96: ¿Quién habrá sido...?


A veces pienso en gente muerta. Nada macabro. Engancho por el lado de quién habrá sido el último o el primero que...y ahí viene su lugar particularísimo en la historia, que fue -por "el vago azar o las precisas leyes" ;-)- absolutamente ignorado por sus protagonistas. El "lugar particularísimo" lo asocio en general con haber sido los que por primera o última vez vivieron algún acontecimiento de ésos que me impactaban de chica en una de mis lecturas preferidas: las enciclopedias.
Entonces, pienso por ejemplo:
¿Quién fue el último testigo ocular de la ejecución de Luis XVI?
¿Quién fue el primero -¿sapiens? sapiens sapiens? ¿ o un habilis ya podía? ¿o?-que se dio cuenta de que meter algunos alimentos en agua caliente los hacía mejores?
¿Quién fue el último combatiente que estuvo en Waterloo?
¿Quién fue el monje europeo que copió por primera vez un texto en papel?
¿Quién fue el último que vio a un dinosaurio vivo?
¿Quién fue la primera o el primero ;-) que cocinó en una Essen?
¿Quién fue el último sobreviviente de las erupciones en Pompeya y Herculano?
¿Quién fue el primer socio de Sacachispas?
¿Quién fue el último que asistió a una comedia de Plauto mientras éste vivía?
¿Quién fue el último guerrero de Atila?
¿Quién fue el último amigo de Julio Verne?
¿Quién fue el último que supo, de verdad, el sentido completo de las ruinas de Stonehenge?
¿Quién fue el primero que hizo un huevo frito?
¿Quién fue el primero que leyó o escuchó leer El Quijote?
¿Quién fue el último maestro en haber tenido de alumno a Hitler?
¿Quién fue el primero en escribir su autobiografía y darla a conocer?
¿Quién fue la última pitonisa de Delfos?
¿Quién fue el último de los que había compartido la prisión con Oscar Wilde?
¿Quién fue el primero que tuvo la idea de la vela en los barcos?
¿Quién fue el último condenado a galeras durante el reinado de Felipe IV de España?
¿Quién fue el último que recibió del cura de Ars la absolución?
¿Quién fue el primer violinista en desear tocar con un Stradivarius?
¿Quién fue el último súbdito de Carlomagno?
¿Quién fue el último que supo fehacientemente dónde nació Gardel?
¿Quién fue el último peronista? ;-) Nahhh...expresión de deseos, que incluyen verlos cumplidos por las buenas =).
Bueno, eso. Me impacta. Estar haciendo o siendo algo por última vez y no saberlo. Y estar siendo o haciendo algo ahora mismo, o pensar en cualquier cosa que hayamos hecho, visto, tocado, y saber que podría ser por última vez. Y personas...Hay una variante obvia, en la línea de "tooooodos los momentos son 'por única vez' porque blablabla..."; pero estéticamente, es mucho mejor la primera, se presta a cierto halo trágico, digno; lo otro es Coelho y Bucay, todo bien, pero estéticamente, no ;-).

14 sep. 2007

Yo vine para preguntar 95: ¿Epifanías?




Sí...poemas así, podrían serlo. Todavía no sé si Juan de la Cruz me gusta más por santo o por poeta pero ¡qué bueno que sea las dos cosas! Habrá dibujado algo más, aparte de este bosquejo célebre en el cual se habría inspirado Dalí?


Para los creyentes, creo que un riesgo de leer a los místicos es pensar que por leerlos y deleitarnos en sus obras, creamos estar viviendo algo parecido. Dejando claro que no es en absoluto mi caso más que como esperanza en lo que puede hacer el Amor, comparto:













Qué bien sé yo la fonte que mana y corre,


aunque es de noche.




Aquella eterna fonte está ascondida,


qué bien sé yo dó tiene su manida,


aunque es de noche.




¡En esta noche oscura desta vida,


qué bien sé yo por la fe la fonte frida


aunque es de noche!




Su origen no lo sé, pues no le tiene,


más sé que todo origen della viene,


aunque es de noche.




Sé que no puede ser cosa tan bella


y que cielos y tierra beben della,


aunque es de noche.




Bien sé que suelo en ella no se halla


y que ninguno puede vadealla,


aunque es de noche.




Su claridad nunca es escurecida,


y sé que toda luz de ella es venida,


aunque es de noche.




Sé ser tan caudalosas sus corrientes,


que infiernos, cielos riegan,


aunque es de noche.




El corriente que de estas dos procede,


sé que ninguna de ellas le precede,


aunque es de noche.




¡Bien sé que tres en sola una agua viva


residen, y una de otra se deriva,


aunque es de noche!




Aquesta eterna fonte está escondida


en este vivo pan por darnos vida,


aunque es de noche.




Aquí se está llamando a las criaturas,


y de esta agua se hartan, aunque a escuras,


porque es de noche.




Aquesta viva fonte, que deseo,


en este pan de vida yo la veo,


aunque es de noche.



"...Souziya pide a su maestro que ore al Señor para que le conceda la visión del bien y del mal en los corazones. Y Dios le concede esta gracia.


Poco después, viene un mercader a ver al maestro de Souziya: la vida de este hombre estaba profundamente manchada por el mal, y el joven discípulo vio en una primera hojeada su alma; se horrorizó y le gritó: -¿Cómo te atreves a presentarte ante la vista de un santo, tan impuro como estás?.


El mercader se marchó. Su maestro llamó a Souziya y le dijo:-Hace un momento ha venido un hombre al que has arrojado fuera; sin embargo, era su última oportunidad.". Entonces el discípulo, atemorizado, pidió a su maestro que le obtuviese del Señor no volver a ver el mal. Pero el maestro el respondió que no, que los dones de Dios son inalienables, aunque pediría al Señor que le añadiera un nuevo don: identificarse de tal manera con el hermano que todo mal que viera lo captara, no como mal del otro sino como suyo propio.


(...) Más tarde Souiziya preguntó a este mismo rabino cómo es que todos los que acudían a él terminaban arrepintiéndose y cambiando de vida. La respuesta fue:- Cuando un hombre que acude a verme no se quiere arrepentir, yo desciendo paso a paso hasta lo más profundo de su pecado, y cuando he alcanzado el fondo de su alma, ato la raíz de mi alma a la raíz de la suya, y ya uno con él, empiezo a arrepentirme de nuestro pecado, no quedándole más remedio que arrepentirse, puesto que los dos somos uno." (de La oración del corazón, Jean Lafrance, Narcea, Madrid, 1980)




13 sep. 2007

Yo vine para preguntar 94: ¿Por qué no prohíben estas cosas?








Realmente. Webeando, me topo cada dos por tres con estos engendros. Debería estar prohibidísimo escribir así. Es absolutamente malsano, contaminante...; no es tan preocupante que la gente escriba así, sino que se supone que así piensa, que así tiene las ideas en su cabeza...y es un botón de muestra nomás.


En un colegio mandaron una tarea de escribir cuatro oraciones un niño medio loco que llego a su casa y iso la tarea 1º fue donde su hermana a que le dijiera una oracion pero la hermana justo estaba cantando mi cuerpo que lindo es mi cuerpo entonces el niño lo escribio despues fue donde su hermano y el el estaba viendo la tele y esataba cantando batman batman y el niño lo escribio despues fue donde su abuelo que estaba loco y el estaba viedo un comercial y cantaba que me lleven en tren que me lleven en tren y lo escribio por ultimo fue donde su vecina y la vecina peleaba con su marido y le dijo basura y el niño lo escribio. cuando llego al colegio la profesora le dijo que lellera la primera oracion y el niño le dijo mi cuerpo que lindo es mi cuerpo y la profesora le dijo quien se creia y el niño le dijo batman batman la profesora le dijo bayase a la impectoria y el niño dijo que me lleben en tren que me lleven en tren y la profesora le dijo que cree que es esta escuela y el niño dijo dijo basura

10 sep. 2007

Yo vine para preguntar 93: ¿Blancas o negras?
















AJEDREZ

En su grave rincón, los jugadores

rigen las lentas piezas. El tablero


los demora hasta el alba en su severo


ámbito en que se odian dos colores.




Adentro irradian mágicos rigores


las formas: torre homérica, ligero


caballo, armada reina, rey postrero,


oblicuo alfil y peones agresores.




Cuando los jugadores se hayan ido,

cuando el tiempo los haya consumido,


ciertamente no habrá cesado el rito.




En el Oriente se encendió esta guerra

cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra.

Como el otro, este juego es infinito.






















II


Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada


reina, torre directa y peón ladino

sobre lo negro y blanco del camino


buscan y libran su batalla armada.


No saben que la mano señalada

del jugador gobierna su destino,


no saben que un rigor adamantino

sujeta su albedrío y su jornada.



También el jugador es prisionero

(la sentencia es de Omar) de otro tablero


de negras noches y blancos días.


Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.

¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza

de polvo y tiempo y sueño y agonías?


de Borges.




9 sep. 2007

Yo vine para exclamar: ¡Lope, sos un grosso!


Estas cosas hay que poner -también- en el programa de literatura española de tercer año.
Le decían "monstruo de la Naturaleza", por su fecundidad artística...
Describe un monte sin qué ni para qué


Caen de un monte a un valle entre pizarras,
guarnecidas de frágiles helechos,
a su margen carámbanos deshechos,
que cercan olmos y silvestres parras.

Nadan en su cristal ninfas bizarras,
competiendo con él cándidos pechos,
dulces naves de amor, en más estrechos
que las que salen de españolas barras.

Tiene este monte por vasallo a un prado,
que para tantas flores le importuna
sangre las venas de su pecho helado;

y en este monte y líquida laguna,
para decir verdad como hombre honrado,
jamás me sucedió cosa ninguna.



Yo vine para preguntar 92: ¿Botamos?



Una parábola:







Un curso de 5to año compuesto por 30 alumnos (de paso: la mayoría ya cumplió 18: el sistema los considera aptos para votar.) tiene que decidir cuándo van a hacer un bingo en el colegio con la intención de recaudar plata para algún viaje. Por supuesto, lo van a decidir democráticamente, faltaba más.

Después de diversas peleas y discusiones acerca de cuándo realizar la votación (unos quieren en el recreo, otros quieren perder tiempo de clase y pedirle a un profesor votar durante su hora, otros están dormidos/borrachos/drogados y ni se enteran de qué se habla, otros no quieren votar porque llegaron ese año y no están dispuestos a participar en nada, etc.), se vota y sucede lo siguiente:

-el que/la que grita más fuerte logra asumir un rol digamos de líder, de coordinador/-a de la votación y plantea que primero hay que proponer alternativas para el día en que se realizará el bingo.

-Son 30 que deben votar: en el momento de proponer los días, misteriosamente, hay 3 que no están: fueron al baño, salieron a hablar por teléfono, fueron a saludar a algún amigo en el patio.

-Quedan 27.

-Vuelven los 3 que no estuvieron durante la propuesta y exigen a los gritos que se vuelva todo atrás porque sus propuestas no pudieron ser consideradas. Alguno intenta desganadamente explicarles cómo era todo, que se fueron justamente en el momento en que se avisó que comenzaba la votación, pero no hay caso: de los tres, dos se pudren y se van del aula, y uno se queda pero estudiando para la prueba de Química, sordo a todo lo que no sea la tabla de Mendeleiev.

-Con los 28 que quedan, se proponen los días en que se podría realizar el bingo. Suerte que la urgencia de recaudar los acucia, porque si no, se podría esperar mil días antes de que votaran en qué mes hacerlo. Pero no, tiene que ser este mes y estamos a 5, digamos. Hay 27 votantes y 27 propuestas: yo quiero un lunes a la noche porque no puedo ningún otro día, yo quiero un sábado porque así después salimos todos juntos a algún lado, yo no puedo ni lunes ni miércoles ni viernes porque tengo inglés, yo propongo un martes pero después de las 21 porque antes voy a guitarra, yo el martes pero antes de las 21 porque después quiero ver a Tinelli, yo propongo que lo voten nuestras familias, que son las que van a venir o no según el día, yo digo el domingo porque así zafo de ir a visitar a mis tíos, yo digo cualquier día menos jueves...

-Quien, por aullar más fuerte, viene logrando más o menos ser un poco escuchado, trata de llamar a la reflexión y hacer comprender que así no se puede, que hay que reducir el número de opciones porque si no, esto va a durar para siempre. De mala gana, el resto accede, y entonces quedan en pie cuatro propuestas -obviemos la legitimidad con que se seleccionan éstas y no otras- , que obtienen los siguientes resultados:

* sábado a la noche: 9 votos


* domingo a la tarde: 6 votos


* viernes a la noche: 5 votos


* jueves a la noche: 3 votos.


-Hay uno que tiene como ocho de promedio en Matemáticas y percibe que hay más votantes que votos. Lo hace notar. Desconcierto. ¿Vale o no vale no votar? El que gritaba más fuerte plantea que hay que votar, porque sí, porque todos tenemos que comprometernos y participar; un par de voces desganadísimas murmuran que están en su derecho de desinteresarse absolutamente del tema, ya que si no les interesa el viaje, no tiene por qué interesarles invertir tiempo y energías en prepararlo. Un par avisan que ellos estuvieron de acuerdo en votar hasta diez minutos antes, pero ahora-ahora, realmente creen que la plata que podrían recaudar con el bingo es todavía menos de la que podrían obtener simplemente pidiéndoles a sus familias una X suma, razonable, por mes. Así que ahora no les interesa votar. Cruce de insultos, gestos de fastidio, etc. Se da por válido el resultado de la votación: el bingo se hará el sábado a la noche. Pero falta el verdadero resultado de la votación:

-el sábado a la noche había que estar tres horas antes del bingo para preparar las mesas, limpiar, armar los puestitos de venta de choripanes, etc. Los primeros que llegan son los 7 que habían votado por el sábado a la noche. Ah, ¿eran 9? Sí, pero un par, después de la votación, se arrepintieron y como ahora no están de acuerdo con ese resultado, no van a llegar nunca. Los que tenían la llave para abrir el salón del bingo son dos amigos que no habían votado por esa fecha, así que no van a ir pero le dieron la llave a...¿a quién? Circulan varias versiones hasta que al final llega la madre del que se había quedado estudiando Química: por algún misterioso camino, la llave llegó a sus manos y viene a traerla, ya que su hijo, obvio, no va a participar del bingo.

-Tarde, sobre la hora, cuando los 7 que llegaron a tiempo hicieron todo el trabajo que teóricamente había que repartirse entre 30, llegan algunos de los otros, que habían votado distintas opciones. A unos se les informa que, en la distribución de tareas, les ha tocado atender un puesto de choripanes: son chicas, y no quieren, porque te queda todo el olor del humo en el pelo, viste? ; además, bastante que vienen con algún familiar que gastará un par de monedas en pos del famoso viaje; más no les pidan, porque ellas no estaban de acuerdo con hacerlo el sábado. A otros que llegan, se les pide que se pongan en la entrada y tomen los tickets de los que llegan para controlar la recaudación. Un par dicen que sí, pero que en media hora se tienen que ir al recital de una banda de amigos, así que hay que buscar remplazantes; otro par dicen que sí y buscan una caja para poner los tickets. No queda claro cuál de los dos se hacía cargo de cuidarla, así que la caja queda dando vueltas por ahí hasta que finalmente se pierde y no se puede controlar cuánta gente pagó. A unos más se les pide que vendan las gaseosas. Dicen que sí y por un vaso que venden se toman dos sin pagar, porque se lo merecen, están colaborando en algo que ellos hubieran elegido hacer otro día, se están perdiendo de ir al boliche, así que, justa compensación.

-Y así...hasta que termina el Bingo y lo recaudado se reparte entre todos, democráticamente. Porque no sabrán escribir dos frases coherentes ni creerán todavía que un kilo de plumas pesa igual que uno de plomo, pero hay dos cosas que saben claramente, porque se las enseñan con pertinacia digna de mejor causa: que votar es la mejor manera de decidir y que no hay que discriminar. Así que recibe tanto el que se rompió el alma tomándose en serio la preparación del famoso bingo que el que recibe 20 pesos al día siguiente "por lo que te toca del bingo" y pregunta, bostezando y consultando sus mensajes de texto: "¿Qué bingo?".


6 sep. 2007

Yo vine para preguntar 91: ¿Esta democracia sirve básicamente para botar?
















Basura 1) ¿Cómo que hace falta una autorización, una primitiva calificación, para vender garrapiñada en la vía pública, y no hace falta ninguna para votar o ser votado?



Basura 2) La democracia supone, con heroica ingenuidad, que los votantes están dispuestos, sea cual sea el resultado, los favorezca o no, a sostener el voto mayoritario; y con aun más heroicidad ingenua asume que de todos modos el resultado favorecerá a todos porque más allá de las chiquiteces partidistas, toooooodos están de acuerdo en que la democracia es deseable, entonces, lo es respetar la voluntad de la mayoría. Fatalísimo error: muchos -ciudadanos, facciones, partidos- etán dispuestos a ser demócratas mientras tengan alguna esperanza que consideren razonable de ver favorecida su postura en las votaciones. Fatalísimo error. Estos, apenas el resultado de la votación no sea el esperado por ellos, están dispuestos a desentenderse absolutamente -en el mejor de los casos- y a boicotear abiertamente el resultado mayoritario. Entonces, no funciona. Porque si vos eras del partido que proponía suprimir las pasas de uva en las empanadas, y ganó el partido que proponía meterles pasas de uvas a todas las empanadas, vos te la tenés que bancar. No podés acaparar pasas de uvas y destruirlas para que a los otros les vaya mal; no podés mandar envenenar sus empanadas, reventarles los locales, amenazar a los que procesan las pasas de uva...(O rebeláte con todo y hacé una republiqueta aparte). En Argentina, las oposiciones -especialmente las oligarcas y las izquierdosas- son expertas.

Basura 3) Intuición que considero correcta: la democracia nivela para abajo. Y cada vez más abajo (veáse si no qué programas lideran los ratings televisivos; o sea, qué programas expresan, democráticamente, las preferencias de la mayoría. Hepatalgina, por favor.)


Basura 4) ...eligieron a Menem, onda...no, no pueden, de ningún modo pueden, no deberían poder. O yo debería poder elegir si quiero compartir el mismo espacio con la gente que se siente representada por Menem. Me parece de una violencia imbancable -y es muy democrático-que un 51 % pueda "legítimamente" obligar a seguir su parecer a un 49 % .



Basura 5) ¿Sufragio universal? ¿Por qué? ¡Un cuerno! ¿Por qué va a valer lo mismo el voto de María Julia Alsogaray que el de una mina que fue madre a los 17 y trabaja explotada 12 horas por día para sobrevivir nomás? ¿O el de los que cometieron delitos y el de los que no, incluso estando en iguales o peores condiciones de necesidad, fragilidad, etc.? ¿O el de dos personas con ingresos de 3000 pesos pero uno, soltero y de clase media y el otro, padre de cinco hijos y de un barrio humilde? ¿O el de un tipo de las FF.AA que se retiró a los 50 con una jubilación de privilegio y el de un otro que a los 65 no puede cobrar la mínima porque siempre se vio obligado a trabajar en negro?...Y así.