31 may. 2005

Yo vine para preguntar 8: ¿Otredad?


Estuvimos esperando casi dos horas en el auditorio al doctor Swillington, que daría la conferencia : "LA Otredad y lo Distinto en sí: deconstruyendo paradigmas hegemónicos". Yo estudiaba Antropología en la universidad y todos nuestros profesores nos habían sugerido...bien: pedido...en realidad, obligado bajo amenazas, a asistir a dicha conferencia sobre la tolerancia (lo digo así, acá, informalmente: en nuestras cátedras está prohibido utilizar la expresión "tolerancia" porque remite a conceptos de "superior e inferior", a imágenes paternalistas condescendientes, etc.) Bien. Esperábamos al sabio, al maestro, para escucharlo exponer su perfecta síntesis deconstructivista, su demolición de lo occidental judeocristiano como fundamento de "Lo NORMAL ENSÍ" (el doctor utlizaba las mayúsculas de sus conceptos teóricos con un patrón que no acertamos nunca a definir; algunos lo atribuían a la finísima sutileza de las ideas que manejaba y otros, a sus imprevisibles ataques epilépticos) . Muchos habíamos bebido en sus publicaciones las mieles transgresoras de los conceptos de "OTredad", "Lo Distinto", "la NOvedoSIDAD en Ell (o) S", "LO DISTINTO en sí", "la nos- diveRSidad"...Pero a las dos horas de esperar a semejante eminencia, recibimos la infausta nueva: el doctor había sufrido un accidente. El avión que lo traía desde su magnífica residencia en la Costa Azul, había caído en territorio de la única tribu caníbal sobreviviente en nuestro siglo. Caníbal, o en fin, practicantes de la Otredad y LO DISTINTO en sí ,gastronómicamente. Su asistente, único sobreviviente, cuenta que caído el avión y recuperándose el doctor de su desmayo, La OTredad y lo distinto en sí, apenas verlo, se abalanzaron sobre él. Aullando jubilosos, le dieron a indicar el final que le esperaba, poniéndolo sobre una tabla de madera y adobándolo convenientemente, manzana en la boca incluida. (El asistente creyó entender que él se libraría de tan funesto destino porque para los caníbales era "defectuoso", "blanco repugnante" y "maloliento"). Al compás de anceestrales cantos guerreros, el doctor habrá contemplado encantado cómo la OTredad Y LO DISTINTO en sí destrozaban sus libros, sus monografías, sus ponencias y alimentaban con ellos el fuego del caldero que lo cocinaría...No dudamos de la alegría con que el doctor habrá sentido como un privilegio proveer él mismo un combustible para el ritual DISTINTO en Él y PARecidoaSí. Pero más contento debe haber estado cuando su propio cuerpo devino en occidental tributo a la Otredad en él y EL OTRO EN SÍ: ansioso por vivir lo DISTINTO EN ELLos y la OTRedaD en Sí de sus rituales otramente caníbales, expresó con su último gesto consciente que le parecía fascinante el ritual de despellejar vivo al prisionero antes de comérselo. Que quién era él para juzgar que comerse a un hombre era más o menos moral (¿pero qué es la moral?) que comerse a un cangrejo? Que quién era él...pero acá, el auditorio de caníbales hizo gala de la ORIGinalidad en ELLOS y la OTREDAD EN SI, importándole un comino de la etiqueta que impone no interrumpir al que habla (imposición ligada al patriarcado machista occidental) y abalazándose sobre el doctor, cuchillas en mano, servilletas en cuello, al grito tribal de "Unguekleeewsss!!!! (sutilísimo juego de palabras en el idioma nativo, que a falta de matices exactos en nuestra lengua, traduciremos como "¡A comerrrrrr!" ) lo despellejaron enteramente. (No damos crédito, por provenir de fuentes manifiestamente enemigas del Dr. y de católicos intolerantes a los que habría que exterminar, a las versiones que nos narran un final diferente. El doctor gritando enfurecido "Negros, o indios o salvajes de mierda, lo que sean, manga de atrasados, putos!" y aullando de dolor y de ira, es una construcción semántico-ideológica sesgada-machista patriarcal judeocristiana de sus enemigos.) El asistente disponía de un revólver; en un gesto no del todo coherente con sus largos años sirviendo al Maestro de la OtredadenSSSí, perforó de un tiro limpísimo el cráneo de dos o tres representantes de la DivERsidaden Ellos y aprovechando la barahúnda, huyó.

No hay comentarios.: