3 ago. 2007

Yo vine para preguntar 85: ¿El tiempo existe?

No sé. Tengo pendiente la lectura de la Historia del tiempo, de Hawking. Para el caso, "exista" o no, nos tenemos que manejar como si existiera. Aparte, encontré este texto que me llamó la atención, es de Nietzsche, y habla del tiempo. Lo encontré en una fotocopia en francés, y lo traduzco -¿lo traiciono? ;-)- rápida e inexactamente, al paso. Está en el 329 de La gaya ciencia.




















"Hay brutalidad en la sed de oro en los estadounidenses: y su obsesión constante por el trabajo- el vicio específico del Nuevo Mundo- empieza ya a degradar por contaminación a la vieja Europa y a extender una esterilidad de la inteligencia absolutamente fuera de lo común. Ahora se tiene vergüenza del reposo: la extensa meditación casi provoca remordimientos. Sólo se piensa reloj en mano, del mismo modo que se almuerza con la mirada fija en las cotizaciones de la Bolsa. Se vive como alguien que pudiera constantemente "perderse" algo. "Hacer cualquier cosa antes que nada": este principio es una soga que sirve para estrangular toda cultura y todo gusto superiores. Y del mismo modo que visiblemente todas las formas perecen en esta prisa de gente que trabaja, perecen también el sentimiento de la forma en sí, el oído y la mirada para la melodía de los movimientos. La prueba de esto es la 'grosera precisión' que se exige hoy en todas partes, en todas las situaciones en las que el hombre, por una vez, quisiera ser delicado con los hombres, en el contacto entre amigos, con las mujeres, con los padres, los niños, los maestros, los alumnos, los jefes y los príncipes; no se tiene más tiempo para los modales ceremoniosos, para la gentileza con sus digresiones, para la gracia en la conversación, y para todo 'otium' en general. Pues la vida como persecución del lucro obliga sin cesar a gastar la inteligencia hasta el agotamiento, ya que se está constantemente preocupado por disimular, por engañar o por tomar ventaja: la virtud esencial del presente, es terminar una cosa en menos tiempo del que le tomaría a otro. Y de manera que raramente quedan horas en las que la gentileza estaría 'permitida': pero en esas horas uno se encuentra cansado y desea no solamente poder dejarse llevar, sino también, extinguirse larga y pesadamente.

Borges: "El tiempo es la sustancia de que estoy hecho, el tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río; él es el tigre que me destroza, pero yo soy el tigre. Es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego".


Desvío: frases sobre "trabajo", que etimológicamente "no proviene del latín 'labor', que nos dio 'labor, laborable y laboratorio', sino de 'tripalium', que era el nombre de un temible instrumento de tortura. 'Tripalium' (tres palos) es un vocablo del bajo latín del siglo vi de nuestra era, época en la cual los reos eran atados al tripalium, una especie de cepo formado por tres maderos cruzados donde quedaban inmovilizados mientras se les azotaba.
De 'tripalium' derivó inicialmente 'tripaliare' (torturar) y posteriormente 'trebajo' (esfuerzo, sufrimiento, sacrificio).
'Trebajo' evolucionó posteriormente hacia 'trabajo', vinculándose poco a poco con la idea de ‘labor’. Lo mismo ocurrió en francés, lengua en la cual tripalium derivó en travail (trabajo), vocablo al cual los ingleses dieron la forma travel y un nuevo significado, asociándola inicialmente a la idea de ‘viaje cansador’ y, más tarde, simplemente viaje." (aunque esto está en una página seria, no sé si la etimología es cierta, hasta donde puedan serlo las etimologías, porque me parece que algunos cambios fonéticos no son los habituales; pero en fin, si no es verdad bien podría serlo). Las frases están claramente sesgadas, porque cuando pienso en los millones de personas para las que el trabajo es un espanto: degradado, mal pago, injusto, humillante, insalubre, etc., no me da para transcribir alabanzas a todas las bondades que el trabajo traería consigo; que en mi caso, disfruto mucho, y está muy bueno no sentir muy divididos mi tiempo de trabajo y mi tiempo de descanso, pero ése es otro tema.

















"Trabajo: un proceso mediante el que A gana bienes para B" (A. Bierce)


"El trabajo está tan bien organizado que uno trabaja y otro lo aprovecha." (Lanza del Vasto)


"El crimen no paga. El trabajo tampoco." (Gilbert Senecaut)


"La política es quizás el único trabajo para el que no se considera necesaria preparación alguna." (R.L.Stevenson)


"El trabajo es un tesoro. El trabajo de los otros, claro." (Henri Jeanson)


"Al que dice que se enriqueció con el trabajo hay que preguntarle: ¿con el trabajo de quién? (Don Marquis)


"El capital es el fruto del trabajo y jamás podría existir si no hubiera existido el trabajo primero" (A. Lincoln)


"El trabajo es la plaga de las clases bebedoras." (O. Wilde)


"Lo característico del trabajo es que sea forzado." (Alain)


"Elige un trabajo que ames y no tendrás que trabajar un solo día" (Confucio)


"Dios y el diablo representan un esfuerzo laudable de división del trabajo." (Samuel Butler)


"Todo trabajo tiende a dilatarse hasta llenar todo el tiempo disponible." (Cyril Parkinson)


"Ver con quiénes se casan algunas mujeres hace comprender el horror que le tienen al trabajo." (Helen Rowland)


"En gran parte, lo que llamamos 'management' consiste en complicar el trabajo de la gente." (Louis Armostrong)



Y nuevo desvío hacia el tema del tiempo, cómo me gusta esta canción de María Elena Walsh:


















Marcha de Osías



Osías el osito en mameluco

paseaba por la calle Chacabuco

mirando las vidrieras de reojo

sin alcancía pero con antojo.

Por fin se decidió y en un bazar

todo esto y mucho más quiso comprar.

Quiero tiempo pero tiempo no apurado,

tiempo de jugar que es el mejor.

Por favor, me lo da suelto y no enjaulado

adentro de un despertador.

Quiero un río con catorce pescaditos

y un jardín sin guardia y sin ladrón.

También quiero para cuando esté solito

un poco de conversación.

Quiero cuentos, historietas y novelas

pero no las que andan a botón.

Yo las quiero de la mano de una abuela

que me las lea en camisón. (...)

4 comentarios:

Alemamá dijo...

Buen conjunto de posturas sobre el trabajo, Marina. Muy completo para un medio como la blogósfera.

Yo he aprendido algo tarde que el trabajo es santificable si es honesto. Cooperamos con la creación haciendo lo que debemos con amor, lo mejor posible, lo que no significa que sea sin el "sudor" bíblico.
Un abrazo.

Jack Celliers dijo...

Entre quienes trabajan y quienes viven del trabajo ajeno no sé a quién despreciar más.

Marina dijo...

Ale, hola...Sí, el punto es quién decide "lo que debemos": nadie "debe" trabajar en condiciones infrahumanas, y por más que alguien en esas condiciones elija hacerlo lo mejor posible y honestamente y demás, es injusto, no tiene otra opción.
Jack: podría ser una frase de Bierce, de Wilde, je, ésas tipo lose-lose situation...Saludos.

phiblógsopho dijo...

Marina hola. Agradezco la cita a Phiblógsopho.

Te visitaré más seguido.

Saludos